El Psicoanálisis y la Discordia de las Identificaciones

Discordia(s) | XXVII Jornadas Anuales de la EOL
Pase

Discordia(s)

por Luis Tudanca

Discordia(s)

UNO. Hay la discordia de los universales. Lacan la plantea en relación a las fórmulas de la sexuación.

Por un lado tenemos el universal fundado en una relación necesaria (lado izquierdo) y por otro una relación contingente que leemos como no-todo (lado derecho)

Lacan la expresa de la siguiente manera: "…la suerte de lo que sería un modo bajo el cual se sostendría en el ser hablante la diferenciación entre el macho y la hembra, entre el hombre y la mujer, depende de las posibilidades que tengamos de que haya discordia…en el nivel de las universales, que no se sostienen debido a la inconsistencia de una de ellas"[1]

Sólo en la discordia se funda la oposición entre los sexos ya que estos "no podrán de ningún modo instituirse a partir de un universal"[2]

En otro lugar Lacan establece una diferencia entre dos tipos de negación: la forclusiva y la discordancial[3]

La negación forclusiva significa "no querer saber nada de eso". Consecuencia: no se escribe la función castración.

La negación discordancial se caracteriza por negar el todo.

Pero en el recorrido ha habido un desplazamiento: en el primer caso la discordia ocurre entre el lado izquierdo y el lado derecho, en el segundo entre las dos fórmulas del lado derecho.

DOS. Hay la discordia de los goces: entre el goce fálico y el J(A/)

Si seguimos la secuencia anterior podríamos afirmar que se trata de la discordia entre los cuerpos: entre los cuerpos maniatados por el goce fálico y los cuerpos sede de Otro goce.

Que a los segundos les competa el goce fálico no disminuye la cuestión que pluralizará la discordia entre los sexos.

TRES. Todo lo anterior se reduce al dos: dos universales, dos negaciones, dos goces.

Hipótesis: la discordia fundamental es entre el goce fuera-de-cuerpo y el goce en (del) cuerpo singular de parletre.

Se diluye el dos en relación a otro cuerpo, se traslada la cuestión a una discordia que no debe nada a ningún Otro, ideal, ni nombre del padre.

Lo que Miller llama "grieta del goce"

Cuatro. Toda discordia, el plural de las mismas, ¿no tiene acaso fundamento en la discordia recién descripta?

NOTAS

  1. Lacan, Jacques: El seminario Libro 19 "…o peor" Paidós Argentina 2012 Página 100.
  2. Lacan, Jacques: IBID (1) Página 104.
  3. Lacan, Jacques: El seminario Libro 18 "De un discurso que no fuera del semblante" Paidós Argentina 2009 Página 130.
XXVII Jornadas Anuales de la EOL