El Psicoanálisis y la Discordia de las Identificaciones

La tensión entre la identificación y la Escuela | XXVII Jornadas Anuales de la EOL
Frutos y cáscaras

La tensión entre la identificación y la Escuela

por Alma Montiel

La tensión entre la identificación y la Escuela
Fotografía de Nicolás Mariano Amor

Existe una tensión entre Identificación y Escuela.

Miller situó la paradoja y la apuesta de la Escuela: ser un conjunto de soledades "Una suma de soledades subjetivas"(1) que imposibilita un Todo.

Que no haya un todo de la escuela, implica pensar que es un colectivo que no anula la soledad. Un colectivo que se sostiene por la no identificación de unos con otros.

Decir esto, implica la posibilidad de pensar que la escuela no anula el 'cada uno sólo' sobre el que se funda. Por otro lado y articulado con esta cuestión, sabemos que la experiencia analítica, implica necesariamente la experiencia de desidentificación y por ende la experiencia de la soledad. Algunas identificaciones, las que alienan, han de caer.

La experiencia de escuela, como la entiende Lacan, también cuestiona lo masificante, lo alienante. Agujerea lo homogéneo en tanto reenvía a lo propio de cada uno. A la propia relación con el Ideal. Esa fue la operación de Lacan cuando funda su escuela. Reenviar a cada uno a su propia relación con la causa. ¿Cómo hacer un conjunto homogéneo con elementos heterogéneos? ¿Cómo hacer un todo del grupo con la pieza suelta que cada uno es? Hay allí un imposible.

La escuela se sostiene sosteniendo cada vez ese imposible. Siempre es importante recordar que tanto la escuela que funda Lacan cómo a la que nos orienta Miller va a contrapelo de aquellas dinámicas que se inscriben como grupos en el sentido en que la identificación con un Ideal es lo que comanda.

Es la apuesta de la escuela poder a armar un lazo que no sea masificante. Es decir, un lazo con los otros no comandado por el ideal sino en todo caso advertido de la relación que cada uno tiene con Eso. Cuando uno hace la experiencia de su propia soledad, cuando uno atraviesa la identificación algo se fractura y posibilita otra cosa.

Las identificaciones, como modo de fijar al sujeto en su fantasma, condenan a enlazarse de una manera siempre igual al sujeto. Y es así que el sujeto arma lazos según el talle de su fantasma. Pero esa no es la única manera de enlazarse, solo es la manera orientada por el fantasma.

La escuela requiere otra manera de enlazarse. La escuela se sostiene, en tanto se sostiene ese esfuerzo por la soledad profunda del sujeto. Y eso entusiasma

NOTAS

  1. Miller, J-A., "Teoría de Turín sobre el sujeto de la Escuela", En: “Qué política para el psicoanálisis”, Colección Orientación Lacaniana, EOL, 2003
XXVII Jornadas Anuales de la EOL