El Psicoanálisis y la Discordia de las Identificaciones

La identificación y lo femenino; el desplazamiento de un vacío. | XXVII Jornadas Anuales de la EOL
Frutos y cáscaras

La identificación y lo femenino; el desplazamiento de un vacío.

por Paula Rodríguez Acquarone

La identificación y lo femenino; el desplazamiento de un vacío.
Fotografía: Ruinas de Adriana Fanjul

Lacan dice, en el seminario III,

"La experiencia muestra, una diferencia llamativa: uno de los sexos necesita tomar como base de identificación la imagen del otro sexo. Que las cosas sean así no puede considerarse como una mera extravagancia de la naturaleza. El hecho solo puede interpretarse en la perspectiva en que el ordenamiento simbólico todo lo regula."

Para añadir a continuación que

"Donde no hay material simbólico, hay obstáculo, defecto para la realización de la identificación esencial para la realización de la sexualidad del sujeto. Este defecto proviene de hecho de que en un punto, lo simbólico carece de material, pues necesita uno. El sexo femenino tiene un carácter de ausencia, de vacío, de agujero, …" [1]

Sitúa y anticipa así, al retomar la pregunta freudiana, la privación; donde la histérica queda sujeta a su máscara y a la verdad, que esconde el secreto de su goce.

La mujer a la cual la histérica se identifica, es velo, disfraz, pantalla, fantasma, falo. Se nos presenta como ese Otro incomprensible, lleno de secretos, extranjero y enemigo. [2]

Esta alteridad que es ella misma, para sí misma,[3] encarna por excelencia el sujeto histérico, sujeto al que le falta identidad; su velo, detrás del cual no hay nada, usa la identificación como salida posible.

Ya se ha señalado la afinidad entre el S tachado y lo femenino[4] . Es interesante subrayar, ya desde la causalidad psíquica, la oposición entre narcisismo e identificación, para asir al sujeto siempre vacío y evanescente.

Sin embargo Lacan desplaza ese vacío, al que alude la identificación del seminario III, a lo imposible de decir sobre el goce en el seminario XX. Salida del impasse identificatorio, frente a lo imposible de la relación sexual, y podemos preguntarnos si ese real que cambia entre un momento y otro de su enseñanza, cambia asimismo el estatuto de la identificación.

Podemos apreciar los divinos detalles de este enigma que se transforma en un vacío en algunos testimonios. La experiencia del análisis como un ir contra la identificación, pasa por el enigma de lo femenino, para bordear el misterio de lo irrepresentable del goce como tal, aquello ante lo cual la identificación desfallece.

NOTAS

  1. Lacan, J. El seminario, Libro 3, Las psicosis, Paidos, Bs As, 1985, p. 252.
  2. Freud, S. El malestar en la Cultura, Amorrortu Ed, Bs As, 1988.
  3. Miller, J.A., "El secreto de las condiciones de amor", en Edipo y Sexuación, Paidos, Bs As, 2001.
  4. Eric Laurent, Impasses de l identite qui fuit LQ 644.
XXVII Jornadas Anuales de la EOL