El Psicoanálisis y la Discordia de las Identificaciones

Cambalache (y botánica) | XXVII Jornadas Anuales de la EOL
Frutos y cáscaras

Cambalache (y botánica)

por Roberto Cueva

Cambalache (y botánica)
Fotografía de Romina Merlo

No es aquí cuestión de la discordancia que rige el acervo identificatorio del plano yoico.

El esbozo de una topología se hace preciso para establecer la relación entre ese plano y aquel otro en que la identificación (como representación) fija al ser hablante dándole un lugar en el deseo, ordenando la libido a partir de la gravitación de elementos tomados de las figuras que encarnaron el SsS, configurando un inconsciente transferencial previo a cualquier análisis. Un inconsciente salvaje, de barrio, de vestuario.

Primero hay que saber sufrir… de los síntomas (y las identificaciones que éstos articulan). Aquí las identificaciones están determinadas por el deseo como deseo del Otro. Es por eso que aún hablamos de "identificación fálica"». Sí. Suena demodé, pero…

Después amar… en la transferencia ¿En nombre de qué otra cosa se soportaría la angustia que resulta de encontrar que a la falta que nos habita responde, en el Otro, una equivalente?

El amor de transferencia es aquí respuesta a la angustia de transferencia.

Después partir… atravesando el umbral (el pasillo de PH antiguo) que implica encontrar cada vez, vez por vez, lo ominoso en lo más familiar de la identidad que da el semblante.

Y al fin andar sin pensamientos… porque la inconsistencia de la identificación acarrea la destitución de la creencia en el Otro que construye la neurosis.

Aquí la perspectiva se invierte, y el cambalache de las identificaciones [1] evidencia ya no su dimensión de máscara, sino su faz real: la identificación (en singular, como quien dice esta pieza suelta) es insignia, aparato de goce. Es una elaboración singular –un invento armado a partir de trozos de real- que permite un arreglo con el trauma de lalengua, causa inagotable de un goce… discordante.

Un invento que posibilita, entre otras cosas, la promoción de un plus de goce que, en el vínculo con el otro, ancla un ser: Ser eso de lo que se goza.

El problema es que lo leo; pero cuando lo quiero decir, lo equivoco porque escucho "Cerezo".

O Perfume de naranjo en flor.

NOTAS

  1. MILLER, Jacques-Alain; Gault, Jean-Louis; Sagna, Philippe La. "Trío de melo: une seance de seminaire a Paris , en 1986" . En: La Cause Freudienne n. 31, Paris. 1995, pp. 9-19.
XXVII Jornadas Anuales de la EOL