El Psicoanálisis y la Discordia de las Identificaciones

Reseña de la Primera Noche Preparatoria | XXVII Jornadas Anuales de la EOL
Actividades preparatorias

Reseña de la Primera Noche Preparatoria

Reseña de la Primera Noche Preparatoria

Nuestras jornadas anuales están en marcha y a todo vapor!

La Primera Noche Preparatoria nos encuentra en una semana, la del 26 de junio, mostrando el armado del equipo. Los D. T. Irene y Gabriel lanzan el balón: "Identificación vs Nominación" Relaciones y diferencias. Hay equipo! Lo importante es jugar el partido. En esta ocasión pudimos escuchar tres trabajos a cargo de Ricardo Seldes, Claudia Lázaro y Daniel Millas con la coordinación de Gabriel Racki quien introduce la propuesta con un subrayado: identificación o Nominación, se trata siempre de variaciones en el modo de inserción del sujeto en lo simbólico. La pregunta lanzada para conversar ¿Qué consecuencias tiene para el analista diferenciar estos términos? puso en tensión las diversas respuestas.

Ricardo titula su escrito "Ficación". Propone aclarar si en la discordia de las identificaciones, se trata de una disputa entre los ideales en un sujeto o como en el mito de la manzana de una lucha política. Plantea que para que un significante produzca una identificación debe tocar el cuerpo produciendo un acontecimiento, una vivi- ficación. Se pregunta si quizá son las identificaciones las que nos indiquen las modalidades de goce de cada época. Lacan ubica al sujeto como falta-en-ser, fundamento de la necesidad (estructural) de las identificaciones. Su planteo subraya que es en definitiva la insondable decisión del ser de tomar algunos rasgos y no otros lo que define con qué habrá de identificarse o nominarse el sujeto, para con ello suturar el agujero de lo simbólico. El tipo de identificaciones a las que él consienta dependerá del modo en que responda al traumatismo de la lengua. Un análisis hace tambalear el consentimiento a las identificaciones desde donde el sujeto se ve y arma la trama de su vida. Cuando las identificaciones desvanecen resta el agujero de lo real. Es el cercado de este agujero lo que permite la salida del análisis, no sin restos. Y las nominaciones, ¿alcanza el ser nombrado para adquirir una identificación? Miller comenta en Piezas Sueltas que hoy hay una sustitución de la identidad por la identificación. La identificación prevalece sobre la identidad. Lo que la naturaleza o la cultura establecen como identidad es sustituido por la identificación, la diferencia entre una y otra es que hay ficacion fabricación, artificio y semblante. Son los nombres del sujeto, el nombre de su fantasma, el nombre de su síntoma y luego el de su sinthome El subrayado del coordinador, Gabriel Racki, remarca lo que llama la operación Seldes: Todo gravita en torno al agujero del lenguaje y así iguala identificación y nominación a la insondable decisión del ser y su acto.

Claudia nos invita con su texto: "Arrugas de la lengua" a pensar el valor de las nominaciones en psicoanálisis. Nos brinda el ejemplo del lenguaje inclusivo, que sería el modo de "arrugar el género de los nombres" y plantea que este giro lenguajero, que empuja a la "deconstrucción" del Otro, termina siendo un síntoma que desconoce- a la vez que muestra- la imposibilidad de nombrar el goce. Nos recuerda las dos teorías de la nominación en Lacan: una como nombre que designa, cuyo predicado no puede dar cuenta del sujeto, y la nominación que implica un acto cuya incidencia tiene el valor de un acontecimiento, en el cuerpo, en el goce. Es el significante que cae sobre el sujeto y lo sorprende en el cuerpo. Es el que permaneciendo solo, desarticulado, nombra, no al sujeto, pero sí su ser de goce. Se puede pensar dos modos de usar la nominación, una como nombre que designa cuyo predicado no puede dar cuenta del sujeto, y la nominación implica un acto cuya incidencia tiene el valor de un acontecimiento, en el cuerpo, en el goce Así nos lanza su pregunta que dará para conversar: ¿Estos nombres de goce que se van articulando en un análisis sufren el mismo destino de las identificaciones? Gabriel destaca de la operación Lázaro: La construcción de una serie heterogénea de nombres de goce como modos singulares de deconstrucción del Otro. Y lanza su pregunta: ¿Los nombres de goce, escapan a la mortificación significante?

Daniel con su "Amarre esplendoroso" nos dirá que la identificación es el correlato de la división del sujeto, de su imposible identidad consigo mismo. Diferencia la función en un sujeto de la identificación constituyente de la identificación constituida. La primera no es una representación tomada del Otro, sino la marca de un significante solo que no se encadena a otro, sino que introduce un vacío y llama a un complemento de goce. El significante en lo real tiene como correlato un objeto, que opera promoviendo un punto de amarre y una reunificación en acto del sujeto. Podemos afirmar entonces que el punto de amarre de toda identificación, requiere del lastre de una sustancia que no tiene representación, de un objeto indecible, que opera anudándola al cuerpo. La nominación por su parte vendrá a indicar el lugar del goce como lo más singular del sujeto. La clínica de los fenómenos elementales en las psicosis, nos permiten considerar diferentes modalidades del S1 solo, del significante que desencadenado de lo simbólico retorna en lo real. Lo real en juego es el goce del traumatismo, del encuentro primero y contingente con lalengua. Una viñeta clínica nos trasmite con sencillez que el consentimiento al goce es el amarre que permite alcanzar un punto de basta y detener la fuga del sentido.

El subrayado del coordinador designa la operación Millas como una indagación sobre lo que amarra el S1 y el a constituyendo lo que hace límite y vivifica el cuerpo. Las intervenciones del público animaron una conversación que nos introdujo de lleno en el corazón de la Discordia de las identificaciones en la época del Otro que no existe.

Reseña: Ester Alfie y Silvia Mizrahi

XXVII Jornadas Anuales de la EOL